Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

viernes, 18 de marzo de 2016

¿MAS QUIERES SABER, HOMBRE VANO, QUE LA FE SIN OBRAS ES MUERTA?

Santiago 2:20

Introducción:

Nuestros primeros pasos para poder relacionarnos con Dios, se inician cuando creemos. Lo primero que debemos escuchar o leer es el evangelio de salvación, la maravillosa obra que hizo Jesús en la cruz, su muerte, sepultura y resurrección. Cuando aceptamos y creemos esta gran verdad, nace en nosotros la fe. Esta fe es la que nos lleva a querer aprender más de la voluntad de Dios y a medida que somos edificados nuestra fe va creciendo, se va fortaleciendo. La fe es vital en nuestra vida espiritual y en nuestra relación con Dios. La fe fundada en la palabra de Dios nos puede ayudar a mantener una buena relación con Dios,  una fe trastornada o errada nos separa de Dios.

La fe correcta nos podría ayudar a mantener una buena relación con Dios, pero no es suficiente. Nadie por sus propias obras podrá salvarse. Efesios 2:8-9  Pero ya teniendo la fe, el conocimiento de la verdad, la fe por sí sola no podrá salvarnos, es necesario hacer las obras de la fe. Santiago 2:17.

1.  ¿Qué es la fe?

Hay diferentes tipos de fe, una fe objetiva fundada en la palabra de Dios, una fe subjetiva basada en propias creencias, tradiciones o sentimientos etc. Pero esta fe no es la que nos ayuda acercarnos a Dios. Nuestra fe debe ser objetiva, fundada en la palabra de Dios y no en nuestras propias creencias, o enseñanzas de hombres.

La biblia nos define lo que es la fe. Hebreos 11:1 Entonces la fe es la certeza, la garantía, la seguridad de lo que se espera. Lo que se ha de esperar debe estar fundado en lo que nos enseña la biblia con relación a nuestra vida actual y futura, a las promesas de Dios tanto bendiciones como castigo, al regreso de Jesús, a los beneficios para nosotros de ser obedientes y las consecuencias terribles de ser desobedientes, etc. También es la convicción, la seguridad, es estar plenamente convencidos de creer en lo que no hemos vistos. La existencia de Dios, de Jesús, del Espíritu Santo, del cielo, de los ángeles, del infierno, etc.

La verdadera fe nace de oír la palabra de Dios. Romanos 10:17 

2.  La fe no es suficiente.

Algunas religiones basándose en una interpretación errada de las escrituras, han enseñado por siglos que con sólo la fe se puede salvar las personas, que con solo creer es suficiente. Y no es así. Teniendo la fe es necesario obrar de acuerdo a esa fe.

Las obras definen lo que somos como cristianos. No es suficiente llamarnos cristianos, no es suficiente haber obedecido la fe alguna vez bautizándonos, no es suficiente conocer la palabra de Dios si no tenemos obras. Las obras están relacionadas con la obediencia, si no obramos no somos obedientes. La fe es muerta, porque no se obedece, oímos, aprendemos, pero no actuamos, no obramos. Santiago pregunta ¿podrá la fe salvarles? ¿De qué sirve decir tener fe? Igualmente estamos mal ante Dios. Santiago 2:14 

3.  La importancia de las obras en nuestra vida espiritual.

Las obras que Dios quiere que hagamos nos ayudaran a estar bien con Dios. Pero hay obras que Dios prohíbe, como las obras de la carne las cuales nos llevarían a la perdición eterna. Gálatas 5:19-21

a)  Por nuestras obras seremos juzgados.

Por nuestras obras daremos cuentas ante Dios.  2 Corintios 5:10 

Recibiremos la recompensa o el castigo por lo que hayamos hecho o por lo que no hayamos hecho. Romanos 2:6-8 

b)  Nuestras obras muestran lo que somos.

Nuestras obras dan frutos, dan resultados que son manifiestos a los hombres. Frutos de conducta, amor, seriedad, etc. Santiago 3:13 

Nuestras obras traen alabanza y gloria a Dios o traen vituperio a su nombre. Mateo 5:16 

Un árbol bueno da buenos frutos. Una manera de reconocer los falsos maestros es por sus frutos, pero también se reconocen los hermanos espirituales, que trabajan por la obra, que tratan de llevar una vida de acuerdo a la voluntad de Dios, pero también se reconocen los hermanos desordenados, perezosos, inconstantes, carnales, etc. Mateo 7:16-20 

Como hijos de Dios a veces no somos obedientes, tenemos talentos que Dios nos ha dado, pero lo que hacemos es enterrarlo y no lo multiplicamos, por eso seremos condenados. Dios quiere que hagamos buenas obras. Efesios 2:10  Tito 2:14  Muchas obras son descuidadas por los cristianos: el amar, ayudar al prójimo, predicar el evangelio, ayudar en el reino, etc.

4.  La fe sin obras está muerta, es inútil.

Podemos tener mucha fe, podemos conocer la biblia en su totalidad, pero si no obramos lo que sabemos, de nada nos sirve.  Santiago 2:17-18

Podemos hablar de nuestra fe, de lo que creemos, de lo que sabemos, pero no teniendo obras no se muestra la fe que se dice tener, pero cuando se obra, las mismas obras dan testimonio de que tenemos fe. Santiago 2:19  
Los demonios también tienen fe: creen en Dios, en Jesús, en el castigo eterno,  pero no son salvos porque no obedecen Santiago 2:20-23 
La fe sin obras es muerte y Abraham fue justificado porque su fe y las obras de lo que creía actuaron conjuntamente. Santiago 2:24  
Somos justificados ante Dios por la fe y por las obras, no sólo por creer. Santiago 2:25  
La ramera Rahab fue justificada por las obras que hizo para ayudar a los mensajeros. De ella vino el linaje bajo el cual nació Jesús. Santiago 2:26  
Cuando el espíritu abandona el cuerpo del ser humano, el cuerpo está muerto no tiene vida, de la misma manera una fe sin obras está muerta.

Conclusión:


Una vida cristiana sin las obras que Dios nos manda a hacer, es una vida muerta. Creemos que agradamos a Dios pero no es así. Entonces obremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada