Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

sábado, 12 de marzo de 2016

PASOS QUE LLEVAN A LA MUERTE ESPIRITUAL.

Santiago 1:12-15

Introducción:

La palabra nos enseña que antes estábamos muertos en nuestros delitos y pecados. El pecado nos separa de Dios y estando separados de Dios, estábamos muertos espiritualmente como aún siguen todo aquellas personas que no han obedecido o siguen doctrinas erradas. Efesios 2:1  
El significado real de muerte es separación, separación del espíritu del cuerpo y también  separación del pecador de Dios. Cuando éramos del mundo estábamos muertos, separados de Dios. Pero al creer en el evangelio, obedecer y bautizarnos, resucitamos espiritualmente, Jesús nos dio vida. Pero esta vida espiritual que nos da Dios, la podemos perder y después de estar en vida, volveríamos a estar muertos espiritualmente. Santiago 1:12-15 

Para que un cristiano llegue a caer en el pecado la biblia describe las etapas que van pasando hasta que se llega al pecado.

1.  La tentación.

La palabra tentación se refiere básicamente poner a prueba, ser probado. También tiene significado de examinar mediante poner a prueba a alguien para evaluar su carácter o su fe o su fortaleza espiritual.  Santiago 1:12 
La biblia nos enseña que Dios no puede ser tentado por el mal y él no tienta nadie. Las tentaciones no vienen de Dios algunas provienen del diablo y otras provienen de nuestra propia carnalidad. Santiago 1:13 
Dios permite que seamos probados, porque es una manera de fortalecer nuestra fe y también una manera de ayudarnos a vencer nuestra propia carnalidad. 1 Pedro 1:5-7 
El diablo es el tentador, es quien estudia nuestras debilidades para luego tentarnos, su objetivo es hacernos caer. Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu Santo para que Satanás lo tentara. Mateo 4:1 
Dios permitió que el diablo perjudicara a Job y pusiera a prueba su fidelidad. El diablo nos puede tentar, nos puede poner a prueba, pero no nos puede obligar a caer en la tentación.

2.  Deseos hacia lo malo o concupiscencias.

Concupiscencia es el deseo a hacer lo incorrecto, es el deseo a satisfacer los deseos de nuestra carne, de nuestros ojos.  Santiago 1:14 
Pablo hablando las razones por que las personas del pasado hicieron obras aberrantes, nos enseña que fue debido a que dieron rienda suelta a la concupiscencia de su corazón. Romanos 1:24
Jesús enseño que dentro de los hombres, de su corazón es que proviene el mal. Mateo 15:19 
Nuestras concupiscencias no provienen de Dios sino del mundo, de lo que hemos aprendido de él. 1 Juan 2:15 
Nuestros malos deseos son los que muchas veces nos llevan a buscar la tentación.

3.  Nuestros malos deseos nos atraen al mal.

Ese deseo mundano de satisfacer nuestra carne, nuestra vanidad, nuestro ego nos atrae al pecado. Nos arrastra al mal. 1 Pedro 2:11 

Es una batalla entre nuestra carne y el deseo de satisfacerla y nuestro deseo de obedecer a Dios. El chismoso siempre desea, busca y cae en el chisme. Eso es algo que está en él. Lo mismo pasa para el iracundo, contencioso, divisionista, para el que es atraído por el sexo, al idolatra, al conflictivo, al desordenado, al perezoso,  etc. Ese deseo mundano esta en nuestro corazón, en nuestra mente, haciendo que pensemos en satisfacer nuestra carne. Cuando permitimos que ese pensamiento o deseo continúe actuando en nuestra mente, termina seduciéndonos.

4.  Nuestro deseo ha hacer el mal termina seduciéndonos, nos engañamos nosotros mismos.

Seducir es entrampar o permitir ser engañados por nuestros deseos mundanos. Caemos en el engaño del pecado.
Comenzamos a pensar Dios es bueno, el no se va a molestar por que haga esto o aquello, Dios es misericordioso, el me perdonará.  Ya el pecado fue concebido, ya fue creado en nuestra mente, ya estamos dispuestos a actuar y satisfacer nuestro deseo. La incredulidad entra en nuestra mente. Dejamos de creer en lo que dice la palabra y creamos en nuestro propio razonamiento. Hebreos 3:12-13 

5.  El pecado ha sido concebido en nuestra mente.

En este punto ya se está decidido a pecar, ya no importa las consecuencias, sólo se quiere dar rienda suelta a satisfacer sus deseos. Es descrito como el acto de concebir de la mujer, cuando sale embarazada, sólo se espera a dar a luz al niño. De igual manera ya el pecado ha sido engendrado en la persona, sólo se espera el momento en que se dé a luz el pecado. Santiago 1:15 

6.  El pecado al ser consumado, da a luz la muerte espiritual.

El cristiano comete el pecado, desobedece la voluntad de Dios. Sus acciones lo hacen separarse de Dios, ya no tienen comunión con Dios. 1Juan 1:5-6  

No podemos tener comunión con Dios y andar en pecado. 1Juan 2:3-4  2 Juan 9 

Sencillamente estamos separados de Dios, muertos en nuestros pecados y delitos. El diablo y la tentación han triunfado.

7.  Creemos que tenemos a Dios, pero no es así.

Al estar en pecado se está muerto espiritualmente, separados de Dios. Efesios 5:1-14

Conclusión:


Nuestros deseos mundanos, así como el diablo trataran de tentarnos llevándonos a pecar, pero no debemos darle cabida. No demos darle chance a que el pecado sea concebido en nosotros, Cuando vengan a nosotros pensamientos que sabemos que nos llevaran al pecado rechacémoslos. Romanos 6:11-13  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada