Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

viernes, 18 de marzo de 2016

SI DECIMOS QUE NO TENEMOS PECADO LA VERDAD NO ESTÁ EN NOSOTROS.

1 Juan 1:18

Introducción:

El pecado es lo que nos hace apartarnos de Dios, no es el diablo, no son los demonios, es el pecado, el que produce que perdamos la comunión con Dios. El gran problema de Dios con el ser humano ha sido la desobediencia a su voluntad. Este fue el problema del pueblo de Israel y sigue siendo el problema para la iglesia: el pecado. Isaías 59:2 

El pecado es nuestro mayor enemigo, y a ese pecado le damos vida cuando permitimos satisfacer nuestros deseos carnales que van en contra de la palabra de Dios. Al pecar sobreviene la muerte espiritual, la separación de Dios. Santiago 1:12-15 

La palabra de Dios nos enseña que todos los hombres han pecado. Los cristianos somos parte del pueblo de Dios porque hemos sido rescatados de la potestad de las tinieblas y llevados a la luz admirable, por la sangre de Jesucristo. Esto conlleva una gran responsabilidad, que es vencer al mayor enemigo de Dios, el pecado. Existen partes de la escritura que son mal interpretadas y conllevan a que la fe de muchos sea trastornada. 2 Pedro 3:15-16 

1 Juan 1:8  ¿Por qué se usa mucho y da consuelo? Este versículo reconforta a los que andan pecando porque piensan “los demás también tienen pecados y no me pueden señalar
Debemos interpretarlo tomando todo el consejo de Dios sobre el pecado y no sacarlo fuera de contexto.

1.  Nuestra lucha contra el pecado.

Todos los que pertenecemos al reino y queremos salvarnos tenemos una gran lucha contra el pecado, ahora bien no todos batallan de la misma manera, algunos le oponen mucha resistencia al pecado y otros dan poca resistencia al pecado. Lo que debemos entender es que tenemos una batalla entre hacer lo correcto y no hacerlo. Pedro nos exhorta a evitar satisfacer los deseos de la carne. 1 Pedro 2:11 

Pablo conociendo que su tiempo de partir de este mundo ya estaba cerca, dice que ha peleado la buena batalla, que ha acabado la carrera. 2 Timoteo 4:6-8 

En filipenses pablo dice que no pretende decir que ya lo ha alcanzado, pero que proseguía a la meta. Pero aproximadamente 7 años después, le dice a Timoteo que ha peleado la buena batalla.

A Timoteo también lo anima a pelear la buena batalla, a que echara mano a la vida eterna. Y nosotros también debemos batallar por alcanzar la vida eterna y el enemigo a vencer es el pecado. Hebreos 12:1-4  

2.  Contexto de 1 Juan 1:8; Dios es luz y no hay tinieblas en Él

Las personas hierran interpretando la palabra por muchas razones, pero una de ellas es cuando interpretan un versículo fuera del contexto en el cual esta. 1 Juan 1:5-7  Recordemos que hemos sido trasladados de las tinieblas al reino de Dios, antes andábamos en tinieblas porque andábamos en nuestros delitos y pecados. Efesios 2:1-3  

Mentimos cuando andamos pecando porque decimos que tenemos comunión con Dios, cuando no es así. Si practicamos el pecado andamos en tinieblas y no hay comunión con Dios. 1 Juan 1:8  Es claro que nosotros siempre estamos cayendo o fallándole a Dios, pero eso no quiere decir que podemos andar en el pecado, estos es ser practicantes del pecado. Cuando le fallamos a Dios Él está dispuesto a perdonarnos, pero es necesario el arrepentimiento, cuando hay arrepentimiento hay un cambio de actitud, pero si le pedimos perdón a Dios por algo malo que hacemos, sabiendo que lo seguiremos haciendo, ¿Será que Dios nos perdonará? 1 Juan 1:9  Lo que no debemos es creer que no le fallamos a Dios, porque no es así, de alguna manera u otra le fallamos, pero estas fallas no deben ser una práctica constante y cuando le pedimos perdón nos limpia de nuestros pecados. Al perdonarnos y limpiarnos ¿Aún tenemos pecado? No

3.  No es correcto practicar el pecado.

Juan continúa su carta diciendo estas cosas les escribo para que no pequen. La voluntad de Dios, la enseñanza bíblica es que no pequemos. Eso es lo que Dios espera de nosotros. 1 Juan 2:1-2 

Pero sabiendo Dios que algunas veces le fallamos, tenemos a Jesús que aboga por nosotros. Pero la voluntad de De Dios es que guardemos su palabra y que no le desobedezcamos. 1 Juan 2:3-6 

Cuando pecamos y decimos que Dios está con nosotros nos convertimos en mentirosos y la verdad no está en nosotros, porque es imposible que Dios este con aquellos que no quieren obedecerle y en eso nos convertimos cuando sabemos que no estamos haciendo lo correcto y persistimos en ello. 1 Juan 3:4-6 

Si estamos en Cristo no debemos practicar el pecado y siempre deberíamos estar limpios. 1 Juan 3:8-9 

Si somos practicantes del pecado no somos hijos de Dios, sino del diablo. Y aquí es donde la palabra señala a aquellos que constantemente están pecando y no hacen nada por salir de esa condición, son del diablo. Pero no quieren que se les señale ni se le juzgue por su desobediencia.

Existe algo que nos ayuda a no practicar el pecado, la simiente de Dios, su palabra. Cuando tenemos morando la palabra de Dios en nosotros y tenemos temor de Dios no practicaremos el pecado. 1 Pedro 1:22-23 

La palabra junto con el respeto, el temor a Dios nos ayuda a no caer en el pecado. Isaías 66:2 

Conclusión:

Como seres humanos en algunos momentos le fallamos a Dios cayendo en el pecado, pero no tenemos autorización de Dios para andar en el pecado. La biblia nos enseña que cuando regrese Jesús debemos ser hallados sin mancha e irreprensibles. 2 Pedro 3:14  Ser hallados sin pecados. Limpios sin mancha y nada por lo cual podamos ser señalados. Recordemos lo que dice Juan: “Esto os escribo para que no pequéis”


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada