Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

sábado, 11 de junio de 2016

EDIFICANDO NUESTRA CASA SOBRE LA ROCA

Mateo 7:24

Introducción:

Jesús mientras estuvo en la tierra,  enseño sobre el reino y las características de su reino. Y anduvo haciendo muchos milagros con el propósito de que los judíos creyeran en él, como el Mesías, como el hijo de Dios. Sin embargo no le creyeron, sólo un pequeño grupo le creyó y le siguió siempre. Juan 20:30-31 

Hoy nosotros no vemos las señales y milagros que se hicieron en aquel entonces. Pero hemos creído por fe, por fe en lo que dice la palabra de Dios y por consiguiente la fe en Dios y en Jesús. Romanos 10:17 

A pesar de las señales que Jesús hizo muchos no creyeron en él, ni en sus enseñanzas. Por ello les recrimino su comportamiento. Para que le llamaban señor y no le obedecían. Lucas 6:46 

Y en esta pregunta Jesús hace una interrogante no sólo para los discípulos de aquel entonces sino para todos los discípulos de todos los tiempos. ¿Para qué le llaman señor y no están dispuestos a obedecerlo? Esta pregunta también nos aplica a los cristianos o los que dicen ser cristianos, dicen que son cristianos, que pertenecen a la iglesia pero quieren obedecer lo que les agrada o les conviene, al final caen en el mismo error del primer siglo con sus bocas confiesan su creencia en Jesús, pero con los hechos lo niegan. ¿Para qué dicen que son sus discípulos sino respetan las palabras del maestro?

El gran conflicto de Dios con el ser humano es la desobediencia de este hacia la palabra de Dios. No quieren respetar la voluntad de Dios. Jesús da un ejemplo de la diferencia entre un hombre prudente y otro que no lo es, es insensato. Mateo 7:24-27  Como hijos de Dios siempre debemos fundar nuestra fe, nuestra vida espiritual, sobre la roca, esto es sobre la palabra de Jesús, que es lo mismo que la palabra de Dios.

1.  Las palabras de Jesús.

Uno de los errores que cometen muchas personas es pensar o creer que hay una diferencia entre lo que enseño Jesús mientras estuvo en la tierra y la posterior obra del Espíritu Santo de  revelar toda la verdad a los apóstoles. Muchos prefieren las enseñanzas de Jesús en los evangelios que las cartas escrita por los apóstoles. La verdad es que El padre, el hijo y el Espíritu Santo son uno en pensamiento, en doctrina. Lo que enseñaba uno provenía del Padre. Jesús dejo esto bien claro mientras estuvo en la tierra.  Juan 10:30  Juan 14:24

 Y el Espíritu  Santo también enseño lo que el Padre y Jesús le daba para enseñar. Juan 16:13-15 

2.  Nuestra vida espiritual.


Como hemos aprendido la fe viene por oír la palabra de Dios. La fe es una parte vital de nuestra vida espiritual, podemos hacer muchas obras pero si nuestra fe esta errada o contaminada por falsas enseñanzas, nuestra vida espiritual está enferma o muerta.  La fe, nuestro sistema de creencias fundamentadas únicamente en toda la palabra de Dios y mayormente en el nuevo pacto, es lo que nos ayuda a tener una verdadera vida espiritual, es lo que nos ayuda a estar unidos a Dios, a Jesús. 2 Corintios 5:7 

Andar por fe, significar vivir por fe. Nuestra creencia, nuestra manera de vivir, nuestra esperanza está fundada en las palabras escritas en un libro, que creemos con firmeza que contienen la voluntad de Dios. La fe es el vínculo que nos ayuda a estar en una relación cercana con nuestro Dios. No una fe trastornada sino fundada sobre la roca. Hebreos 11:6

El apóstol Pablo le dice a los a los hermanos en Corinto: Porque por la fe estáis firmes. 2Corintios 1:24 

La fe es el primer paso para unirnos a Dios, lo primero que se desarrollo en nosotros es la fe Gálatas 3:26

Y luego viene la obediencia a la fe. Gálatas 3:27 

La fe nos une a Dios, nos da firmeza, seguridad en nuestra relación con Dios y por ella tenemos vida espiritual. Por eso no podemos permitir creer en falsas doctrinas, porque nos llevarían a la destrucción espiritual. 2Timoteo 4:3-4 

3.  La prudencia.

La prudencia va ligada a llevar nuestra vida según la voluntad de Dios, el hombre prudente es sensato, sagaz, inteligente, esto significa pensar con cordura. El prudente cuida su fe, siendo diligente en el estudio de la palabra, siendo sensato en rechazar la mentira y no sólo se conforma con creer sino que actúa, vive y obra de acuerdo a lo que aprende de la biblia. Mateo 7:24-25 

Edificar la casa sobre la roca es apoyar su vida espiritual en la palabra de Dios, en las palabras de Jesús. Juan 14:23-24 
Cuando estamos firmes en la palabra de Dios, puede venir las dificultades, los problemas, las enfermedades, etc., pero nada de eso nos aparta de la sincera fidelidad a Dios.

Cuando estamos firmes, se cumple lo que dice Pablo, nada nos podrá separar del amor de Dios. Romanos 8:38-39   

4.  La insensatez.

El insensato o necio siempre anda vagando en su corazón, pareciera que creyera y no creyera, siempre tienes dudas, le cuesta retener la sana doctrina. La palabra insensato en este versículo significa tonto, obtuso, lento. Proverbios 1:7 
El insensato oye la palabra pero no la cumple, no la respeta, no actúa, vive y obra conforme a ella. Mateo 7:26-27 
Cuando viene las adversidades, los problemas o las enfermedades se decaen espiritualmente y por lo generalmente se terminan apartando. Muchas veces no necesitan problemas graves, sino por cualquier cosa tropieza y se aparta. Estas personas se parecen a la semilla que fue sembrada entre pedregales. Mateo 13:20-21 

Conclusión:


Como personas que salimos de la potestad de las tiniebla para seguir a Cristo, debemos tener bien claros que debemos cuidar nuestra fe, fundándola sobre la palabra de Dios y obrando de acuerdo a esa fe. Podemos decirle a Jesús nuestro señor, porque obedecemos lo que nos manda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada