Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

sábado, 11 de junio de 2016

EGOISMO

Introducción:

Anteriormente estudiamos dos pecados que no son fáciles de detectar en nosotros mismos. Pecados que gran parte de las personas cometen, porque tienen que ver con características o defectos que surgen de sus corazones y nosotros los cristianos en la mayoría de los casos también tenemos estos  defectos, que no podemos llamar cualidades.
Estudiamos la hipocresía y la envidia, aprendimos que el hipócrita es un engañador, un mentiroso porque trata de mostrar sentimientos y cualidades que realmente no posee, el hipócrita finge, simula, muestra lo que no es. La envidia entendimos es el desagrado o disgusto por el bien ajeno y es un pecado difícil de detectar.

En la parábola de los obreros de la viña, Jesús narra un señor que va contratando obreros durante el día, algunos contratados a primera hora de la mañana y así sucesivamente hasta que al final de la tarde, una hora antes de que se acabará el día contrato los últimos obreros, al final le pago igual a los que trabajaron una hora como aquellos que habían trabajado 10 horas, los que habían trabajado más se sintieron agraviados porque pensaban que no era justo que les pagaran igual que a los otros que habían trabajado menos. ¿Qué los movió a reclamar? La envidia. Cuántos de nosotros nos hemos sentido mal porque ha otro le han dado algo que a nosotros no, cuantos de nosotros nos hemos sentidos agraviados porque a otro le va mejor que a nosotros. Mateo 20:9-15 

El envidioso no puede cumplir con el mandamiento de Dios en cuanto gozarse con los que se gozan y llorar con los que lloran. Romanos 12:15  El envidioso llora por el que le va bien y se goza con el que le va mal. Hoy estudiaremos sobre el egoísmo, este pecado está muy relacionado con la envidia, la codicia. Casi se puede asegurar que todas las personas son egoístas, en diferentes grados, algunos lo son pocos y otros lo son mucho.

1.   Estos malos sentimientos están en nuestro corazón.

Todos estos sentimientos pecaminosos están en nuestro corazón y no haces actuar cometiendo estos pecados. Marcos 7:21-23 
Todos hemos tenido muchos de estos pecados y aún siendo cristianos aún pueden prevalecer estas actitudes y sentimientos en nosotros, si no hemos tenido la sensatez de reconocer que tenemos estos defectos y luchar en contra de esto. No es nada fácil porque eso lo hemos practicado toda nuestra vida y eso es parte de lo que somos. Podemos ser amables, educados, serviciales, etc., pero también podemos al mismo tiempo ser egoístas, soberbios, envidiosos, etc.

Nuestro corazón debe estar limpio de todo esto. Mateo 5:8 

Debemos luchar contra los deseos de nuestra carne, y estos son partes de esos deseos. 1 Pedro 1:14 

Lo que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Gálatas 5:24 

2.   El egoísmo.

En la reina Valera no aparece la palabra egoísmo o egoísta, pero sí parece su descripción. En otras versiones si traducen algunas palabras como egoísmo.  ¿Qué es egoísmo? Rae. Inmoderado y excesivo amor a sí mismo, que hace atender desmedidamente al propio interés, sin cuidarse del de los demás. El egoísta es aquella persona que es amadora de sí mismo, buscando siempre el beneficio para sí mismo por encima de los demás.

Dios nos advierte que esta característica sería una de las que mostraría el ser humano en los postreros tiempos. 2 Timoteo 3:1-2 

El egoísta siempre ante pone su propio beneficio, comodidad, intereses etc., por encima de los demás. El egoísta siempre busca lo suyo. Pablo anunciando la ida de Timoteo a los hermanos en Filipos, dice que no tiene alguien como Timoteo quien tiene un gran interés por el bienestar de los hermanos. Filipenses 2:19-21  La parte triste de este comentario de Pablo, es que veía el egoísmo que había en todos los demás hermanos y especialmente entre los evangelistas.

Este es un mal que afecta a la iglesia del señor, el egoísmo, el amor a sí mismo y a su entorno, el afán, el amor que se tiene por lo suyo, por encima de los intereses de Dios y de sus hermanos. El egoísta no puede tener un amor sincero por sus hermanos, porque siempre estará primero él, sus cosas, su familia por encima de sus hermanos. ¿Nos parecemos al egoísta? definitivamente si. Decir que no es engañarnos y ser mentirosos.

Realmente no sabemos ni queremos amar. 1 Corintios 13:4-6 

NVI  1 Corintios 13:4-6 El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. 5 No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor.  6 El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad.

Quien tiene la manera de ayudar al prójimo y especialmente a su hermano, y no lo hace es una persona egoísta, no tiene amor. 1 Juan 3:17 

El egoísta no tiene futuro en el reino de Dios, siempre buscara su propio bien y no de los otros. Van en contra de la voluntad de Dios. Filipenses 2:3-4 

El que no es egoísta no busca su propio bien sino el del otro. 1 Corintios 10:24 

Los primeros cristianos no eran egoístas, no buscaban lo suyo, no buscaban su propio bien por encima de los demás. Eran tan generosos y desprendidos que hasta sus propiedades las vendían para ayudar al necesitado. Hechos 4:32  También nuestros hermanos en Macedonia, fueron muy generosos, tanto que ayudaron más allá de sus fuerzas.

El egoísmo y la generosidad o liberalidad no se la llevan bien. El egoísta puede querer ser generoso, pero a la hora de dar o beneficiar a otros, prevalece el egoísmo, sus propios intereses. El ejemplo de Ananás y Safira, nos muestra los efectos del egoísmo. Ofrecieron el dinero recibido por la venta de su heredad, pero cuando fueron a dar el dinero, no lo dieron todo.

El egoísta endurece su corazón en contra de su prójimo, primero es él y no su prójimo. El tacaño o pichirre es un egoísta, es mezquino. Al pueblo de Israel Dios le enseño y le exigió a ser generoso. Deuteronomio 15:7-10 

Pablo no fue egoísta, sino generoso, bondadoso, siempre velo por el bien de sus hermanos. 1 Corintios 10:33 

El egoísta todo es para sí mismo y su entorno, no tiene tiempo, ni recursos para otros, su atención va para sí mismo, para su familia, para lo suyo. No debemos ser egoístas, sino serviciales, dispuestos a ayudar de todas las maneras como podamos, siempre poniendo los intereses de Dios por encima de los nuestros. La generosidad y la falta de egoísmo deben ser  cualidades de todo cristiano. Hay recompensa para los generosos y castigo para los egoístas. Proverbios 11:24-25 

Como hijos de Dios, quien es bondadoso, misericordioso, generoso, al igual que nuestro señor Jesús, nosotros también debemos ser generosos, desprendidos y no ser egoístas. Isaías 32:8   Toda persona generosa es alabado, es estimado, es querido, etc., pero el egoísta es rechazado, es señalado y trae oprobio sobre sí mismo.

Conclusión:

Debemos luchar contra el egoísmo arraigado en nuestro corazón que nos impide ayudar a otros, preocuparnos por otros y amar a otros. Hebreos 13:16 

Dios nos bendice para que seamos generosos y no egoístas, Dios nos da todas las cosas en abundancia para que también aprendamos a ser generosos, pero si somos mezquino, ¿hasta cuando Dios nos seguirá bendiciendo? 2 Corintios 9:10-1

NVI 2 Corintios 9:10-11 El que le suple semilla al que siembra también le suplirá pan para que coma, aumentará los cultivos y hará que ustedes produzcan una abundante cosecha de justicia.  11 Ustedes serán enriquecidos en todo sentido para que en toda ocasión puedan ser generosos, y para que por medio de nosotros la generosidad de ustedes resulte en acciones de gracias a Dios.



El cristiano generoso produce alabanzas y acciones de gracias para Dios, el cristiano egoísta le trae vergüenza al nombre de Cristo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada