Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

martes, 2 de agosto de 2016

EL CIELO

Introducción:

Sabemos que hay vida después de la muerte física, que el ser humano está conformado por cuerpo, alma y espíritu. Y que el alma y el espíritu trascienden a la muerte física y en ellos se encuentran nuestros recuerdos, nuestros sentimientos, los conocimientos adquiridos y básicamente nuestro ser, al morir el espíritu va directamente al hades, donde hay dos lugares el tártaro o lugar de tormento o el paraíso o el seno de Abraham.

Hemos entendido que el hades es un lugar intermedio conocido como la morada de los muertos y allí estarán las almas de todas las personas que han muerto hasta el día en que Cristo regrese, cuando se resucitará a todas las personas que han muerto, ese día el hades ya no existirá más.
Ese día de juicio, Jesús enviará cada persona de acuerdo a sus obras a dos sitios, que serán sus moradas eternas, muchos irán al infierno un lugar terrible y horroroso de tormento y unos pocos irán al cielo a vivir eternamente con Dios.

Hoy estudiaremos el cielo, el lugar a donde esperamos ir todos los cristianos. Esta esperanza nos ha sido dada por Dios, en su palabra.  Con respecto a cómo es el cielo, Dios nos ha revelado  muy poca información y ha usado simbólicamente cosas que existen en la tierra para tratar de describirnos la grandeza y maravilla de este lugar. Cuando estudiamos estas descripciones y comparaciones que Dios nos da del cielo, lo que podemos concluir y entender es que es algo grandioso.

1.   En el cielo moran Dios, Jesús y los ángeles.

Desde la antigüedad las personas han creído en la existencia del cielo y que ese lugar es el hogar, es la morada de Dios. Salomón reafirma esa creencia: Eclesiastés 5:2 
Dios está en el cielo. Mateo 5:16 
El cielo es su casa. Juan 14:2 
En el cielo también vive Jesucristo. 1Pedro 3:21-22  
Los ángeles también moran allí. Mateo 22:30 
Ahora bien hemos aprendido que ningún ser humano que ha muerto ha subido al cielo, sólo Jesús subió al cielo. Juan 3:13 

2.   El cielo es descrito como una ciudad. La Jerusalén la celestial.

Dios quiso hacernos entender que el cielo es una ciudad celestial. Posiblemente utilizo esa descripción para que nosotros pudiéramos comprender como es el cielo. La ciudad del Dios vivo. La palabra ciudad nos trae a la mente muchas personas, conviviendo juntas, con mucha actividad. Imaginémonos nosotros allá en el cielo, con las actividades que Dios nos asignará y con la eternidad para disfrutar de esta maravilla, conociéndonos, estudiando los misterios de Dios, escuchando a Jesús, a los apóstoles, etc. Hebreos 12:22-24 
La congregación de los primogénitos, inscritos en los cielos. La iglesia pertenece a esta Jerusalén celestial. Gálatas 4:25-26  Apocalipsis 21:2.

3.   Una hermosa ciudad, segura y enorme para albergar mucha gente.

No es cualquier ciudad, Juan la describe como algo bello, grandioso, maravilloso, no hay ciudad en la tierra que se pueda asemejar a ella. Dios uso objetos que son tenidos como valiosos en la tierra para describirnos el cielo. Apocalipsis 21:10-22  
En la antigüedad las ciudades eran hechas con altos muros y fuertes puertas, eso le daba seguridad a sus habitantes, podían dormir tranquilos, sabían que no podían ser sorprendidos. Sin embargo los muros de todas esas ciudades eran derribados, como por ejemplo los de Jericó. Dios nos quiere enseñar que en esa ciudad estaremos seguros, allí no entrara nada que nos pueda hacer daño. Apocalipsis 21:12-14 
La ciudad es enorme, en ella pueden convivir muchísimas personas. Apocalipsis 21:15-17  Doce mil estadios de alto, ancho y largo. 2160 kilómetros de alto, ancho y largo. Apocalipsis 21:18  Que grandiosa descripción nos da la palabra sobre el cielo, todos son materiales preciosos, muy apreciados y costosos en este mundo. El oro es muy apreciado en el mundo, tanto que la fortaleza económica de los países se mide por la cantidad de oro que poseen como reservas.  Una ciudad de oro puro, sabemos que esto es figurativo, pero de lo que este hecha es muy valioso.

4.   Es descrito como un paraíso.

Cuando hablamos de un paraíso, nos viene a la memoria, hermosos  lugares llenos de vegetación muy verde, frutas, hermosos ríos y manantiales, mucha variedad de flores, lugares que alegran nuestros ojos y espíritu. Apocalipsis. 22:1-2
Ese paraíso será dado al que venciere. A quien persevere hasta al fin. Apocalipsis. 2:7

5.   Es un lugar donde estaremos seguros.

Es un lugar donde no temeremos el ataque o daño que nos puedan hacer personas malvadas, o seres espirituales porque ellos no estarán allí. 1Corintios 15:24 
Las potestades de maldad estarán confinadas en el infierno y toda persona malvada. 2 Tesalonicenses 1:9  Apocalipsis 20:10  Estarán en el infierno descrito por Jesús, preparado para el diablo y sus ángeles.

6.   Es un lugar donde disfrutaremos de la presencia de Dios y de Jesús.

En este mundo el tiempo nos lleva afanados, porque pareciera que nunca nos alcanza, pero en el cielo el tiempo ya no será necesario, porque no habrá ni el sol ni la luna. Nuestro sol y nuestra luna en el cielo, serán Dios y Jesús, ellos nos alumbraran por la eternidad. No existirá la noche. Apocalipsis 22:5  Apocalipsis 21:23 
Viviremos en un lugar donde el trono de Dios estará en medio de nosotros, y podremos adorarle y servirle por la eternidad. Que maravillosa esperanza nos ha dado Dios. Apocalipsis 22:3  Apocalipsis 21:22 
No sólo disfrutaremos de la presencia de Dios, sino que veremos su rostro, lo que ningún mortal ha podido hacer hasta ahora. Apocalipsis 22:4 

7.   No habrá más maldición ni sufrimiento.

La maldición que Dios estableció cuando Adán desobedeció fue la muerte física entre otras cosas. Ya en el cielo la muerte no será más. Apocalipsis 21:4  No moriremos nunca, disfrutaremos vivir por los siglos de los siglos.
No habrá más llanto. Las lágrimas pueden ser de felicidad, pero en el mundo son pocas veces que alguien llora de alegría, el llanto que describe apocalipsis es producto del sufrimiento, de los problemas, de la angustia, del miedo, de la desesperanza, etc.
No habrá más clamor, aflicción, lamento, gritos de sufrimiento.
No habrá más dolor por las enfermedades, porque no habrá enfermedades, por las traiciones, por las perdidas, etc.
Dios enjugará toda lágrima, Dios nos dará consuelo, para aquellos que lleguen con sentimientos de sufrimientos, recuerdos de sus angustias, allí Dios les consolará. Dios secará las lágrimas de sus ojos, esto quiere decir que Dios le ayudará a que desaparezca todo sentimiento de angustia, dolor, tristeza.

8.   Nunca saldremos de la presencia y de la comunión con Dios.

Seremos columnas en su templo y nunca saldremos de esa hermosa relación con Dios. Apocalipsis 3:12 
Estaremos muy cerca de Dios y de Jesús. Recibiremos honor, reconocimiento. Apocalipsis 3:21 

9.   ¿Quiénes disfrutaran del cielo?

El cielo será para un grupo de personas que cumplan con la voluntad de Dios.

Sera para el que venciere, para aquellos que se mantengan firmes hasta el final Apocalipsis 21:7 

Para aquellos que sus nombres estén inscritos en el libro de la vida. Apocalipsis 21:27 
Para aquellos que tienen a Cristo y se han bautizado. 1 Juan 5:12-13  Gálatas 3:26-27 

Para aquellos que aman a sus hermanos y no le aborrecen.  1Juan 3:14-15 

Para aquellos que tienen su corazón limpio de rencor, hipocresía, malicia, llenos de amor y sinceridad. Mateo 5:8 

Para aquellos que se apartan del pecado. Romanos 6:22-23 

Para aquellos que usan sus talentos para ayudar en el reino de Cristo, su iglesia. Mateo 25:20-21 

Para aquellos que viven en santidad. Hebreos 12:14 

Conclusión:


Dios tiene preparadas moradas eternas en el cielo que será mucho más grandioso de lo que podemos imaginar con lo poco que nos revela la biblia. Vayamos con gozo a ese lugar maravilloso. Pongamos nuestra atención en el gran premio: el cielo 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada