Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

martes, 2 de agosto de 2016

¿HA DONDE VAN LAS PERSONAS AL MORIR?

EL HADES
PARTE III

Introducción:

Entender lo que enseña la palabra de Dios sobre el destino de las personas que mueren, ha sido complejo y difícil para el mundo religioso, esto ha llevado a la existencia de diferentes doctrinas y creencias, que van en contra de lo que enseña la palabra de Dios. Esta enseñanza tiene como objetivo desarrollar de una manera sencilla las verdades que se tienen en la palabra de Dios, que nos permite entender este tema.
El pueblo de Dios ha aprendido y entiende que el ser humano es más que sólo carne, hemos aprendido que estamos conformados por cuerpo, alma y espíritu. Y sabemos que lo que somos, lo que pensamos, nuestros sentimientos, nuestros recuerdos están ubicados en nuestra alma y espíritu, y estos siguen viviendo después de la muerte. Esto nos ayuda a entender que nuestro cuerpo actual, es sólo un vehículo, un traje, del cual nos deshacemos al morir, y seguimos viviendo en otro lugar. 
Ese lugar a donde va nuestro espíritu, ha sido la gran controversia y la gran ignorancia que hay en el mundo religioso. Muchos creen que las personas van a un purgatorio, otros que el espíritu va al cielo, otros que algunos van al infierno, otros que no hay vida después de la muerte. Hemos aprendido que el lugar después de la muerte, a donde van los espíritus de las personas que han muerto, es el hades o seol. En este lugar, existen dos sitios, el seno de Abraham o el paraíso y el lugar de tormento o el tártaro o el abismo.

1.  ¿A dónde fue Jesús después de morir y antes de resucitar?

Este punto es importante para demostrar la existencia del hades. David en su condición de profeta, dijo con respecto al Mesías. Salmo 16:10  Entendemos que no dejaría que su cuerpo se descompusiera ni que su alma quedará en el seol. ¿Es el seol solo la sepultura o estaba hablando de otro sitio diferente a la sepultura?
Pedro en su primer discurso en el pentecostés, se refirió a esta profecía que fue cumplida en Cristo. Hechos 2:27  Aquí  podemos comprender que el seol y el hades es lo mismo y allí estuvo el alma de Jesús. ¿Nuevamente preguntamos el seol o el hades se refiere a la tumba? Pedro nos enseña que David se estaba refiriendo a la resurrección de Cristo, esto es la unión del espíritu con el cuerpo o de su alma con el cuerpo. El espíritu de Cristo no fue dejado en el hades.
¿Ahora bien podríamos preguntarnos es el hades el cielo? Jesús le prometió al malhechor que en ese día estaría con él en el paraíso. ¿Jesús le estaba prometiendo que estaría con él en el cielo? o ¿Se estaba refiriendo a otro sitio? Lucas 23:42-43 
Efectivamente ese mismo día murieron, tanto el malhechor como Jesús, ¿fueron al cielo, el paraíso era la tumba? ¿A dónde fueron?  El cuerpo de Jesús fue enterrado ese mismo día, porque era una costumbre judía no dejar a los crucificados a la interfiere de la noche, por mandato del mismo Dios. Deuteronomio 21:22-23 
El paraíso no puede ser la tumba porque Jesús fue enterrado en un lugar y el malhechor en otro sitio, Jesús había dicho que estaría con él, en el paraíso. Juan 19:38-42 
La mayoría creen que las personas al morir van al cielo, pero no es así. Nadie ha subido al cielo. Juan 3:13-15  Estas palabras no son de Jesús, están introducidas al final de la conversación de Jesús con Nicodemo, pero son dichas por inspiración del apóstol Juan. Los evangelios, como las cartas de Pablo, de Pedro y de Lucas, fueron escritas muchos años después de la formación de la iglesia. Los eruditos o expertos establecen que el evangelio de Juan fue escrito 35 a 40 años después de la ascensión de Cristo al cielo. Juan nos está enseñando que nadie había subido al cielo, sino solamente Jesús. La pregunta es ¿si nadie aún no había subido al cielo, entonces donde estaban las almas de Adán, Abel, Noé, Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, David, del malhechor en la cruz y de todas los millones de personas que habían muerto hasta esa fecha? Según revelación de la palabra, no han ido al cielo y por lo que hemos estudiado tampoco al infierno, ¿entonces a donde?.
Jesús al morir tampoco fue al cielo, sino que entendemos que fue al paraíso con el malhechor, de donde fue resucitado ¿Por qué sabemos que no subió al cielo al morir? porque él mismo lo dijo. El Padre está en el cielo. Juan 20:17 

¿Cuándo subió Jesús al cielo? cuarenta días después de su resurrección. Hechos 1:9-11 

2.  ¿Dónde están los apóstoles y todos los cristianos que han muerto?

Jesús les prometió a sus discípulos que le prepararía moradas en la casa de su padre. Juan 14:2-3  ¿A dónde fueron los apóstoles al morir y todos los cristianos que han muerto durante estos casi dos mil años? ¿Y todos los desobedientes o incrédulos donde están? ¿Ellos al cielo y estos al infierno? Notemos que Jesús les prometió que los tomaría o los llevaría a estas moradas cuando él viniera otra vez. ¿Cristo ha regresado? aún no, estamos esperando su regreso.

DHH Juan 14:2-3  En la casa de mi Padre hay muchos lugares donde vivir; si no fuera así, yo no les hubiera dicho que voy a prepararles un lugar. 3  y después de irme y de prepararles un lugar, vendré otra vez para llevarlos conmigo, para que ustedes estén en el mismo lugar en donde yo voy a estar.

El gran error de las religiones es no trazar o estudiar correctamente la palabra de Dios. Todas la referencias a la vida en el cielo y el castigo en el cielo, están establecidos para el día postrero, para el día en que Jesús regrese, su segunda venida, donde se terminará con el universo, todos los muertos serán resucitados, donde se hará el juicio final y se le dará la recompensa final a cada quien. Romanos 2:5-8 
Este día es conocido como el día de la ira de Dios. 1 Tesalonicenses 1:10 
El día del juicio final. Mateo 25:31-34  Mateo 25:41  Mateo 25:46 
Esa vida eterna será en el cielo. 1 Pedro 1:3-4 
El castigo eterno, el fuego eterno, será en el infierno. Apocalipsis 20:10 

Tanto las promesas de vida eterna en el cielo como el castigo eterno, en el infierno sucederán para la segunda venida de Cristo.

3.  ¿Entonces donde están los espíritus de las personas que han muerto y donde estuvo Jesús al morir y antes de la resurrección?
En el hades o seol, es un lugar intermedio, donde reposan o son atormentadas las almas, según las obras que hicieron durante su vida en la tierra. En este sitio están esperando hasta el día del juicio final.
En el antiguo pacto no se habla claramente de este lugar intermedio, como lo hizo Jesús en la historia del rico y Lázaro, sin embargo en la antigüedad todos los hombres de Dios como el pueblo de Israel creían en un lugar a donde iban después de morir y los pueblos que no eran de Dios también de alguna manera u otra entendían que había vida después de la muerte y que algunos estaban en un lugar de reposo y otros estaban siendo atormentados.

El pueblo de Dios entendía que el seol era más que una tumba o sepultura y que no era el cielo. Amos 9:2  Salmo 139:8 

Y que en ese sitio se tenía conciencia, había vida. Ezequiel 32:21 

La historia del rico y Lázaro. Lucas 16:19-31  Dice que el rico alzo los ojos en el Hades y vio de lejos a Abraham y a Lázaro, la semana anterior analizamos esta historia, pero la conclusión es que las personas van al hades, en el cual hay dos lugares: el seno de Abraham y por inferencia el paraíso donde Jesús estuvo con el malhechor y un lugar de tormento, que también es conocido como el tártaro o el abismo.

En el hades es donde están los espíritus de todas las personas que han muerto desde Adán hasta ahora. Algunos siendo consolados y confortados y otros sufriendo tormento. Ese lugar fue el que visito Jesús al morir y allí duro un poco tiempo hasta que fue resucitado.

Esta enseñanza esta en armonía con el resto de las enseñanzas de la palabra de Dios. El día que Cristo regrese, del hades saldrán todas las almas que están allí y se unirán nuevamente a su cuerpo, en la resurrección, y el hades dejara de existir, ya no será necesario porque en ese entonces el infierno será ocupado y el cielo será la morada eterna de aquellos que estén inscritos en el libro de la vida. Apocalipsis 20:11-15 

Conclusión:

Al morir el espíritu va la hades, no al cielo, no al infierno. El hades es un lugar donde se tiene conciencia, se piensa, se recuerda, se siente, se disfruta o se sufre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada